Para el líder del Movimiento Sin Tierra, el poder económico “intentará retirar” a Bolsonaro de la elección

Joao Pedro Stédile definió como "un fracaso permanente" a Jair Bolsonaro, al remarcar que "el PBI continúa cayendo todos los meses"

Joao Pedro Stédile definió como “un fracaso permanente” a Jair Bolsonaro, al remarcar que “el PBI continúa cayendo todos los meses”

El líder del Movimiento Sin Tierra (MST) de Brasil, Joao Pedro Stédile, definió como “un fracaso permanente” a Jair Bolsonaro, al remarcar que “el PBI continúa cayendo todos los meses” mientras que el mandatario “no logra ampliar sus aliados”, por lo que “la mayor parte de la burguesía intentará retirarlo de la cancha electoral” porque “sabe que divide”, vaticinó el economista brasileño en diálogo con Télam.

Stédile negó que la mayoría de sus compatriotas de credo evangélico apoye hoy al excapitán del Ejército, y además aseguró que “al 70%” de los miembros de la Policía Militar “no les gusta Bolsonaro”, para lo cual citó resultados de varias encuestas realizadas por los gobiernos estaduales, de los cuales dependen la Policía civil y la militar de acuerdo al ordenamiento federativo que caracteriza a los cuerpos de seguridad de Brasil.

Sobre ese punto, Stédile recordó que Bolsonaro había dicho que “la Policía Militar lo iba a ayudar” en la jornada de movilizaciones que había convocado para el martes 7 de septiembre con la pretensión de transmitir un ultimátum al Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema), y que finalmente se realizó con una convocatoria mucho menor a la esperada, con “120 mil en San Pablo y 50 mil en Brasilia”, según estimó el graduado en la Universidad Católica de Río Grande do Sul.

“Hubo muchas encuestas realizadas por los gobiernos (estaduales) para ver cuál era el grado de involucramiento que había de la corporación de la Policía Militar, y el resultado en promedio fue que en todo el país el 70% no quiere a Bolsonaro, que al 20% le cae bien y lo votarían, y que sólo entre el 8 y el 10% se consideran militantes”, aseguró el referente del MST.

“Los evangélicos pertenecen a la clase trabajadora más explotada. Y ellos quieren paz, quieren hermandad. Todo eso que aprenden en la Biblia y en los cultos, ¿qué tiene que ver con el discurso de Bolsonaro?”

Joao Pedro Stédile

Stédile citó otro sondeo con un resultado similar, que contradice la asociación histórica entre los evangelistas y el bolsonarismo, y puntualizó que ese vínculo, que se verificó inicialmente en las urnas, se fue diluyendo a partir del “discurso de odio y de violencia” que caracteriza a la retórica del mandatario brasileño y su círculo de allegados, entre ellos sus hijos.

“Los evangélicos son los más pobres, las mujeres, los negros, los jóvenes que viven en la periferia, pertenecen a la clase trabajadora más explotada. Y ellos quieren paz, quieren hermandad. Todo eso que aprenden en la Biblia y en los cultos, ¿qué tiene que ver con el discurso de Bolsonaro?”, subrayó el referente del MST, quien a modo de ejemplo relató que hace unos días, mientras se discutía por la suba del precio del frijol, el mandatario aconsejó: “Olvídense del frijol, cómprense un fusil”.

Stédile negó que la mayoría de sus compatriotas de credo evangélico apoye hoy al excapitán del Ejército, y además aseguró que "al 70%" de los miembros de la Policía Militar "no les gusta Bolsonaro". Foto: AFP.

Stédile negó que la mayoría de sus compatriotas de credo evangélico apoye hoy al excapitán del Ejército, y además aseguró que “al 70%” de los miembros de la Policía Militar “no les gusta Bolsonaro”. Foto: AFP.

Stédile aprovechó la entrevista con Télam para referirse a los vínculos que unen a Brasil con la Argentina, lo que en otro tramo del diálogo derivó en una advertencia sobre las causas de la bajante histórica del río Paraná, que vinculó con la depredación del humedal conocido como el Pantanal, en Mato Grosso do Sul.

“Lo que está pasando con el Paraná, que está muy abajo y los está afectando a ustedes, es consecuencia de que secaron el Pantanal, que es la caja de agua de América del Sur. Con los derrumbes y las quemadas (prácticas para ampliar las tierras cultivables o para obtener madera de exportación), el agua secó el río Taquarí”, advirtió.

En otro orden, al referirse a los vínculos de Bolsonaro con el estadounidense Donald Trump o el israelí Benjamin Netanyahu, Stédile diferenció al brasileño del exmandatario de EEUU, ya que este último “tiene una base económica de la burguesía gringa imperial y tiene al partido (Republicano)” mientras que el presidente de Brasil “no tiene ni siquiera partido”.

“No debemos comparar a Bolsonaro con Trump, aunque tengan las mismas ideas y sean amigos. Además, Steve Bannon, que es el ideólogo de Trump, fue el que entrenó a los hijos de Bolsonaro para utilizar las técnicas de fake news”, afirmó.

Stédile diferenció al brasileño del exmandatario de EEUU, ya que este último "tiene una base económica de la burguesía gringa imperial y tiene al partido (Republicano)" mientras que el presidente de Brasil "no tiene ni siquiera partido". Foto: AFP

Stédile diferenció al brasileño del exmandatario de EEUU, ya que este último “tiene una base económica de la burguesía gringa imperial y tiene al partido (Republicano)” mientras que el presidente de Brasil “no tiene ni siquiera partido”. Foto: AFP

– Télam: ¿Qué piensa de la jornada del 7 de septiembre?
– João Pedro Stédile: Bolsonaro es sólo el espejo de la crisis económica, social, ambiental que tenemos en Brasil, y a la vez, como es un tipo con ideología neofascista, todos los días propaga y aumenta la crisis. Porque no logra ampliar sus aliados profundiza su retórica. Así fue el día 7. Su base fanática fue a las calles pero su retórica amplió aún más la crisis, al confrontar con las instituciones que son de la burguesía. Eso hizo con que él tuviera que lanzar una carta a la Nación pidiendo excusas, que se manifestó mal, que no era aquello que quería decir. El 7, cuando los bolsonaristas amenazaron el edificio del STF, tuvieron que regresar a los espacios delimitados por la Policía Militar. Los servicios de inteligencia operaron y trataron de evitar cualquier locura, incluso que pudiese beneficiar temporalmente a Bolsonaro. La retórica de la última semana se debe a que uno de sus hijos puede ir a la cárcel por desvío de recursos públicos, el que es concejal en Río (Carlos Bolsonaro), porque los concejales no tienen inmunidad. También su segunda exmujer (Ana Cristina Siqueira Valle) puede ir a la cárcel porque ella era la tesorera de la familia y no tiene inmunidad.

– T: Aunque no logre ampliar su base de apoyos, se supone que cuenta con el respaldo de la Policía Militar y cuadros medios y bajos de FFAA. ¿Es así?
– JPS: Las encuestas muestran que al 70% de la corporación (de la Policía Militar) no le gusta Bolsonaro, los 20% restantes lo aceptan y el 10% son sus militantes. Lo mismo está ocurriendo en las FFAA, de las que él se pretendía conductor. Es verdad que hay ocho mil milicos en el gobierno de Bolsonaro, en actividades de civiles, en ministerios. Pero cada vez aumenta más la contradicción entre los militares que están en Brasilia, con doble salario y privilegios, respecto de los que están en los cuarteles. El líder de estos últimos es un personaje que se llama general (Carlos Alberto dos) Santos Cruz, que fue ministro con Bolsonaro, luego rompió y hoy puede ser un candidato de los partidos de la derecha tradicional. La tercera vía.

-T: ¿Qué escenario proyecta para las presidenciales de 2022?
-JPS: La crisis económica es cada vez mayor, la crisis social también. El PBI continúa cayendo todos los meses y la burguesía se da cuenta. La burguesía económica se está manifestando claramente contra Bolsonaro y los dos principales gobernadores que representan a esa burguesía, el de San Pablo y el de Río Grande do Sul, ya están pidiendo el impeachment. Quince gobernadores hicieron campaña con él y ahora los quince están en la oposición. La parte mayor de la burguesía más productiva, la Federación de Industriales (de San Pablo, Fiesp), está por la tercera vía (ni Bolsonaro ni Luiz Inácio Lula Da Silva). Yo creo que la burguesía irá con esa opción. Así que lo más probable es que tengamos a Bolsonaro, a Lula, un candidato de la tercera vía y otros candidatos menores como Ciro Gomes. Puede ser, también, que la burguesía retire a Bolsonaro de la cancha electoral, porque ella sabe que Bolsonaro divide a la burguesía. Es una hipótesis muy probable. Así tendrían que impedir a Bolsonaro ir por la reelección. Entonces quedaría la tercera vía versus Lula.

-T: ¿Cómo ve la candidatura de Lula? En los últimos años la derecha y el bolsonarismo tuvieron más presencia en las calles que la izquierda.
-JPS: –De abril para acá, la izquierda y las fuerzas populares tomamos las calles. Los bolsonaristas pusieron 120 mil en San Pablo y 50 mil en Brasilia, nosotros 400 mil militantes en 200 ciudades. Estamos ganando, Bolsonaro ya no convence a nadie. El año que viene vamos a poner millones en la calle para poder impulsar la victoria de Lula y un programa de cambios verdaderos. Porque la situación es muy grave y para superar esta crisis económica, social, ambiental, tendremos que hacer reformas estructurales. Estamos en el kilómetro 8 de la maratón. Y la disputa final será en 2022, o con Bolsonaro, o con la tercera vía de la burguesía. Pero el problema mayor es de la burguesía: ¿cómo van a recuperar empleo para 60 millones de trabajadores? Porque los 60 millones de trabajadores desocupados de Brasil ya representan a la tercera nación de América Latina.

Deja un comentario