El juez pidió que los fiscales definan una calificación antes de resolver la eximición de Luque

La autopsia determinó que Maradona murió como consecuencia de un "edema agudo de pulmón".

La autopsia determinó que Maradona murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón”.

El juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, le pidió a los fiscales que investigan la muerte de Diego Armando Maradona que definan el hecho que están investigando y su calificación legal, antes de resolver el pedido de eximición de prisión presentado por la defensa del médico Leopoldo Luque, informaron hoy fuentes judiciales.

Según precisaron las fuentes consultadas por Télam, lo que el magistrado les exigió a los fiscales Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari es que hagan la descripción circunstancial y pormenorizada del presunto hecho delictivo que están investigando y que opten por una calificación penal, es decir, que pongan una carátula.

Leopoldo Luque "podría ser imputado en la presente causa por el delito de homicidio culposo".

Leopoldo Luque “podría ser imputado en la presente causa por el delito de homicidio culposo”.

Investigación y autopsia

El miércoles, comenzaron en la sede central de la Superintendencia de Policía Científica de La Plata los estudios complementarios a la autopsia y los primeros resultados sobre los análisis toxicológicos en orina y sangre podrían empezar a conocerse en 10 días, indicaron las fuentes.

Se trata de los estudios toxicológicos, mediante los cuales se buscará determinar si Maradona tenía rastros de haber consumido alcohol, drogas o alguna otra sustancia en las horas previas a su muerte, y de los histopatológicos, que son aquellos que analizan en forma microscópica los órganos y tejidos.

Una pieza clave para estos estudios es el corazón de Maradona, que fue extraído en forma completa y que, de acuerdo con lo que observaron los médicos forenses que practicaron la autopsia, padecía de una “miocardiopatía dilatada” y pesaba 503 gramos, cerca del doble que uno normal.

Maradona, la mayor figura de la historia del fútbol mundial, murió a los 60 años el 25 de noviembre pasado al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el lote 45 del country San Andrés de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neorocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que Maradona murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

Sus hijas declararon en el expediente que todas las cuestiones relacionadas a la salud de su padre eran dirigidas por Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, los dos profesionales que de acuerdo a un acta firmada por la externación de Maradona -y en la que la empresa Swiss Medical recomendaba internarlo en un centro de rehabilitación- quedaban a cargo de su seguimiento médico.

Los fiscales Capra, Ferrari e Iribarren, le notificar a Luque y Cosachov sus derechos y garantías como posibles futuros imputados y allanaron sus domicilios y consultorios para secuestrar sus celulares, computadores y documentación médica referida a Maradona.

La investigación del equipo de fiscales, creado por decisión del fiscal general de San Ïsidro, John Broyad, se centra en tres ejes principales: si hubo negligencia médica y por lo tanto un eventual “homicidio culposo”, quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si la muerte de Maradona se pudo haber evitado.

Deja un comentario