Bake off: Un regreso dulce y triste a la vez

La nueva temporada del exitoso programa Bake Off, El gran Pastelero, que se emite por Telefé y se relanzó este lunes a las 22:30, tuvo un sabor agridulce: fue un reencuentro –entre jurados, público y participantes, que antes de serlo han sido público también– marcado por una ausencia; la de Agustina Fontenla.

Agustina, que había llegado de Río Negro especialmente para participar del reality en la temporada 2020 llegó a las semifinales del concurso deslumbrando al Jurado y seduciendo al público a puro talento y simpatía. Sus presentaciones, siempre elogiadas por Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar, cosechaban admiración entre los compañeros, pero también despertó empatía su particular historia previa al concurso. 

Fontenla, además de irradiar un brillo propio, llegaba con un bagaje  personal interesante: pese a haberse recibido de abogada en 2015 en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, su pasión indeclinable y absoluta era la pastelería, y lo contó en cámara, en pleno certamen.  Aquella confesión hizo pensar a muchos y a muchas en esas bifurcaciones que se revelan como oportunidad.

“Mucha gente, cuando me ve, piensa que soy una abogada que cuando está aburrida hace pastelería, que es un hobby. La verdad que no. Los últimos finales de la carrera me la pasé llorando porque yo quería cocinar” había confesado Agustina frente a cámara al promediar su participación, y sus palabras despertaron empatía en millones de televidentes.

Prueba de esa vocación, la participante había abierto su propio taller de repostería, llamado “Arte y azúcar”, al que le dedicó tiempo hasta donde la repentina enfermedad llevó a su internación y fallecimiento, apenas a los 31 años de edad.

Damián Betular la despidió con lágrimas en los ojos “Es muy difícil que hoy ya no esté entre nosotros, dijo el profesional, pero quiero que en cada uno de sus sueños y en cada torta que nos traigan acá adelante, Agus esté presente. Le mandamos un beso enorme a toda su familia; ella nunca va a dejar de estar en nuestros corazones”,dijo el pastelero, y sus palabras desataron el aplauso espontáneo en el estudio.

Deja un comentario