MediosUNO

Información y Entretenimiento

FilosoFava: Hegel

Poradmin

Nov 14, 2021

FilosoFava: Hegel.

VER VIDEO

“Nada grande se ha hecho en la historia sin pasión”, dijo Georg Wilhelm Friedrich Hegel. Un 14 de noviembre de 1831 y víctima del cólera, moría en Berlín quien fuera el máximo exponente del idealismo alemán y quizás de la metafísica en general. Su obra es sinónimo de la idea de sistema, es la cumbre de una razón que casi no tiene límites, que pretende conocerlo todo.
  Había nacido en Stuttgart un  27 de agosto de 1770. En su juventud se formó en la teología, en el seminario de Tubinga. Allí conoció al filósofo idealista Friedrich Schelling y al poeta Hölderlin. En el invierno de 1796, redactó –en colaboración con sus amigos– el Primer Programa del Idealismo Alemán. 
  Realizó grandes aportes a la Filosofía de la Historia, el Derecho, la Ética y la Estética. Entre sus obras más influyentes están la Fenomenología del Espíritu (1807), la Ciencia de la lógica (1812-1816), la Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas, la Filosofía del Derecho, sus clases de Filosofía de la Historia y las lecciones de estética.
 “Lo real es racional y lo racional es real” es una de las máximas que estructura su pensamiento. Hegel parte de la idea de que todo es cognoscible, todo se puede conocer. Y todo se relaciona con todo. Aparece así la idea de Absoluto. Esta idea de Absoluto queda expresada en la frase: “La verdad es el todo”. Es decir: no se puede comprender una parte si no se comprende la totalidad. 
  El sistema de pensamiento hegeliano comprende tres aspectos: la naturaleza, la mente humana y el Espíritu Absoluto. Estos tres aspectos de la realidad están unidos por un movimiento que se llama: dialéctica. Karl Marx haría de este movimiento dialéctico el núcleo de su filosofía, aunque aplicado a las condiciones materiales de la existencia. Sería su heredero y quizás su más férreo crítico.
 La realidad es dinámica y cambiante. Sin embargo, está dotada de unidad. Que la realidad sea dinámica quiere decir que toda afirmación lleva en sí una negación y esa negación enriquece a la afirmación. Y, finalmente, hay una tercera instancia que supera y, al mismo tiempo, sostiene esa contradicción: la Aufhebung o “superación”. Esta tercera instancia resuelve la contradicción de los momentos anteriores pero guarda la riqueza de los opuestos.
  Todo lo real, como decíamos, es racional. Esto quiere decir: es conocido por la razón. Todo lo real está atravesado por el devenir. Si pensamos el Ser, debemos postular también, el NO Ser. Es decir, su negación: La NADA. ¿Y qué es lo subyace al ser y la Nada? El DEVENIR. Podemos decir que el pensamiento avanza a partir de sus contradicciones, de su capacidad de negarse a sí mismo, una y otra vez. 
  Escrita en 1807, La Fenomenología de Espíritu es su obra más importante. El subtítulo  nos da una orientación de su búsqueda: Ciencia de la experiencia de la conciencia. Se trata de la sucesión de los diferentes momentos de la conciencia individual e histórica hasta llegar al conocimiento del absoluto, al saber absoluto. Pues, para Hegel, “solamente lo absoluto es verdadero o solamente lo verdadero es absoluto”. Aunque, Hegel hace otra definición de la “Fenomenología”: es el desarrollo de la conciencia natural hacia la ciencia. Se trata de un ascenso del conocimiento, a partir de un movimiento dialéctico, hasta la Unidad del Todo. 
  Estamos en el punto más alto de la abstracción y de una conciencia que, finalmente, pretende fundar el mundo, lo real. Quizás la obra de Hegel pueda leer hoy, en este presente de crisis de la razón, como una fábula que, a pesar de su complejidad, nos muestra el camino que puede alcanzar el conocimiento. Aunque –como dijo Nietzsche– sólo exista en la mente de Hegel, creo que vale la pena intentar recorrer esta búsqueda del saber absoluto.
  *Filósofo  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *