MediosUNO

Información y Entretenimiento

Imputaron por «lesiones graves» a los cinco detenidos por atacar en patota a un joven

Poradmin

Nov 13, 2021

La policía tucumana imputó este sábado por el delito de «lesiones graves» a los cinco detenidos, tres de ellos jugadores de rugby del Club Huirapuca, acusados de haber atacado en patota y a golpes a un joven de 25 años en la madrugada del pasado lunes cuando salía de un bar en el sur de la provincia, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Sebastián Elena, de 37 años, Gabriel Saracho (36), Erick Saracho (35), Patricio Gargiulo (30) y Maximiliano Ramírez (26), principales sospechosos de haber atacado al joven comerciante y estudiante de Educación Física Santiago Elio Pintos fuera del pub «La Bodega», localizado en la calle Moreno entre Roca y Colón de la ciudad de Concepción, ocasionándole lesiones en distintas partes del cuerpo.

Los cinco hombres fueron detenidos este viernes durante varios procedimientos ordenados por el fiscal Miguel Varela, a cargo de la Unidad de Decisión Temprana que interviene en la causa, durante los cuales se secuestraron celulares y ropa que los sospechosos llevaban puesta la noche del ataque.

En la audiencia de este sábado a la mañana fueron imputados por el «delito de lesiones graves agravadas por el concurso premeditado de dos o más personas, en perjuicio de Santiago Pintos, en concurso ideal con el delito de lesiones leves agravadas por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Ignacio Gabriel Pintos (hermano de Santiago), en calidad de coautores», dijo María Emilia López Delgado, auxiliar de la fiscalía.

En tanto, Erick Saracho también fue acusado por el delito de amenazas en calidad de autor.

La detención

La fiscalía solicitó que los agresores sean alojados en la Unidad Penitenciaria Número 3 para garantizar la averiguación de los hechos y que no influyan en los testigos o pruebas a producirse como rueda de reconocimiento, análisis de las fotografías y cámaras de seguridad, que lleva adelante el Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF).

«La participación de los involucrados se encuentra acreditada y, en caso de recobrar la libertad, podrían obstaculizar la investigación; entendemos que los imputados podrían influenciar sobre los demás testigos, de acuerdo a los elementos de pruebas que restan», manifestó López Delgado.

La funcionaria judicial informó que el pedido de traslado de los imputados se debe a que los cinco están alojados en comisarias de la provincia por recientes casos de coronavirus en la Comisaría de Concepción.

Según trascendió tres de los atacantes Erick y Gabriel Saracho y Patricio Gargiulo son jugadores del club de Rugby Huirapuca de Concepción y podrían recibir una sanción de parte de la institución.

«Mi opinión es que se les impida (a los sospechosos) provisoriamente desarrollar actividades en la institución hasta tanto el Tribunal de Disciplina investigue el caso y adopte una sanción ejemplificadora, a fin de evitar que se repita este tipo de comportamientos violentos», dijo el entrenador del club, Alejandro Molinuevo.

El hecho

Las pesquisas indicaron que el ataque a Pintos se produjo cuando salía de un bar acompañado por su hermano.

El joven contó que las agresiones comenzaron adentro del lugar, cuando los detenidos lo increparon. «Me decían que yo había golpeado al hermano de uno de ellos, que no conozco», aseguró.

«Me amenazaron con tirarme del balcón del bar; pero cuando pensé que ya se habían ido y todo había concluido, los tipos aparecieron y me comenzaron a golpear sin motivos, me hicieron caer y me pateaban por todos lados, yo solo atiné a protegerme la cabeza para evitar una lesión grave», relató Pintos, quien agregó «zafé de milagro».

Los investigadores señalaron que través de cámaras de seguridad de la zona se pudo ver como cinco personas persiguieron, patearon en el piso y arrastraron por el asfalto durante varios minutos a Pintos, lo que permitió identificarlos.

En el video también se puede observar cómo otros jóvenes y el dueño del local interceden para ayudarlo hasta que Pintos logra ponerse de pie y salir del lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *